Sostenibilidad

UN MENOR IMPACTO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE GRACIAS A UN SISTEMA INTEGRADO DE DOSIFICACIÓN DE PRODUCTOS QUÍMICOS.

La dosis se regula electrónicamente, por lo que la proporción de mezcla es siempre ideal: cuanta menos agua se suministre, menos productos químicos se utilizan.

Cobertura del suelo (o pisos) son limpiadas cuidadosamente y se mantienen limpios por más tiempo. En cierto sentido, cada ciclo de limpieza es un acto de protección del medio ambiente.

MENOS CONSUMO DE MATERIAL GRACIAS AL DISEÑO ECONÓMICO.

Mantener los elementos compactos reduce el material de consumo y consigue la mayor eficiencia posible de la energía utilizada. Los tanques de las máquinas de Columbus son un ejemplo: construidos con doble pared de innovación tecnológica, el tanque de solución encierra el compartimiento de la batería, lo que lleva al ahorro de espacio y peso.

MENOS CONSUMO DE ENERGÍA GRACIAS A LA TRANSMISIÓN DE BAJA FRICCIÓN.

Los engranajes de baja fricción requieren menos energía para alcanzar la potencia necesaria de los cepillos y el motor de tracción, para resultados óptimos.

MENOS RESIDUOS GRACIAS A MATERIALES RECICLABLES.

El polietileno puede ser bajo en gránulos y reutilizarlo como materia prima en nuevos tanques y el acero se puede reciclar de forma que mantiene su calidad original. En la medida de lo posible, las máquinas están equipadas con elementos electromecánicos. Estos componentes mecánicos son fácilmente reciclables; hay muchos menos componentes tóxicos electrónicos que en las centralitas de control electrónico.

MENOS AGUA GRACIAS A LAS TEXTURAS DE LAS CERDAS.

Los cepillos Columbus tienen una extensa textura posicionada en la superficie de las cerdas. De esta manera, las cerdas trabajan sobre un área mayor y, además, distribuyen el agua con moderación aplicándola uniformemente. Además, el anillo exterior de las cerdas es particularmente denso y conserva siempre la solución de limpieza suficiente, de acuerdo con el cepillo; incluso cuando se utilizan pequeñas cantidades de agua.